imagen de la noticia

En SINTRASUB se está juntando la fuerza transformadora...



Por Javier Cabrera
17 de enero de 2021

“En SINTRASUB se está juntando la fuerza transformadora y la ferviente convicción de que la organización de les trabajadores podrá forzar discusiones y cambios transcendentales en el trabajo por las infancias y juventudes, impulsando la protección de derechos, no sólo laborares, sino los derechos humanos de todas las personas que participan”
Violeta Oyarce P.
Dirigente Nacional SINTRASUB-SENAME

El pasado 24, 25 y 26 de noviembre del 2020, SINTRASUB-SENAME eligió a su nueva Directiva Nacional, período 2020-2022, compuesta en esta oportunidad por 5 dirigentes: Violeta, Pablo, Francisco, Katherine y Catalina. Todo un avance para el sector, y en particular para un sindicato que recién cumplió sus dos años de vida, que ya cuenta con presencia en 45 Organismos Colaboradores Acreditados del SENAME y en 15 regiones del país. Este hecho es un indicador concreto de crecimiento y de una confianza, por parte de trabajadores y trabajadoras de las infancias y juventudes que sin duda requiere de responsabilidad. Por ello, en esta oportunidad, quisimos conversar con Violeta, su nueva dirigente nacional.

Violeta, en un área de trabajo donde el sindicalismo no tiene mucha historia, ¿Qué te motiva a la sindicalización y luego que te origina asumir un cargo dirigencial?

Decidí ser parte de SINTRASUB, porque, por primera vez, sentií que empezaba a emerger la unión de les trabajadores subcontratados, siendo la esperanza de romper con las distancias y desarticulación que trae consigo la tercerización de las políticas de infancia. En este sindicato Interempresa pude reconocerme como trabajadora por las niñeces y juventudes, independiente del Organismo Colaborador en cual me desempeñe. En SINTRASUB se está juntando la fuerza transformadora y la ferviente convicción de que la organización de les trabajadores podrá forzar discusiones y cambios transcendentales en el trabajo por las infancias y juventudes, impulsando la protección de derechos, no sólo laborares, sino los derechos humanos de todas las personas que participan en los distintos programas, independientes de los roles: familias, niños, niñes, niñas, jóvenes y también de les trabajadores. Desde su conformación, SINTRASUB ha trabajo en propuestas concretas de mejoramiento en torno a las condiciones laborales y ha tenido logros importantes en materias de defensa de derechos.

Desde mi incorporación a este espacio, comprometí mi disposición a poder aportar en lo que pudiera, es así que durante el año pasado asumí el desafío de poder participar del cuerpo de delegadas regionales. Pese a la sobrecarga laboral y las dificultades de la organización colectiva, sobre todo para las mujeres; es difícil lidiar con las exigencias del espacio privado, en nuestros hogares ya precarizados, y la vida pública y del trabajo. En lo particular, también como compañera, sentí la responsabilidad de contribuir a los procesos de exigencia de nuestros derechos desde este escenario, elevando la voz de las compañeras trabajadoras en el camino de ir recuperando espacios de participación en espacios sindicales.

¿Cuáles son las características, a tu parecer, de SINTRASUB?

Les compañeres realizamos la labor sindical de manera honesta, movidos por contribuir al bienestar de las personas con las que trabajamos en cada uno de los programas y por impulsar iniciativas que vayan en beneficios de les trabajadores y sus familias. En SINTRASUB existe un accionar con posicionamiento que va más allá de los compromisos que podría tomar un sindicato. Acá la pega se realiza con cariño, se pone el corazón a disposición de aportar al bienestar de otres. Nuestro sindicato es humilde, pero se trabaja duro, junto a todes les socies, para gestionar acciones encaminadas a conquistar nuestros derechos. El aporte de cada une, de cada trabajador y trabajadora, de cada socie, es importante para exigir condiciones mínimas de dignidad para realizar nuestra labor y, así, también es fundamental para ofrecer a las infancias y juventudes lugares distintos, espacios más seguros, para ser acompañades en la reivindicación de sus derechos. Acá resuena la sensación de que no estamos solos, somos personas que han decidido unirse, organizarse y articularse.

¿Cuáles son los desafíos que tiene SINTRASUB de cara a un nuevo período?

Los desafíos van en la línea de continuar creciendo a lo largo del país, avanzar en la conquista de un Estatuto Laboral particular para el sector, que reconozca, valorice y dignifique la labor que desarrollamos, avanzar en conciencia para poner fin a la subcontratación de un servicio social tan relevante como es la niñez, así como también relevar el cuidado de la salud mental, el respeto y la protección a los derechos de las trabajadoras, históricamente invisibilizados y transgredidos, en sectores donde se desempeñan mayormente mujeres, y articularse con otras organizaciones sociales, buscando posicionar una política de niñez integral y garantizada en derechos. Queremos y vamos caminando a paso firme para incidir en la política pública. Esto, entre otros, son parte de los desafíos que ponemos en la mesa.

Sabida es de la importante presencia de trabajadoras dentro de la Red SENAME, cuéntanos un poquito, como visualizas dicha realidad y que se está haciendo.

Las compañeras sentimos que las cuerpas feminizadas y quienes hemos sido víctima de la violencia patriarcal, a la base de la violencia del sistema, debemos involucrarnos y lo hemos hecho, siendo la parte mayoritaria de quienes estamos co-construyendo SINTRASUB. El trabajo con infancias y juventudes, mal entendido como una labor netamente de cuidados, es altamente feminizado, siendo mayormente mujeres quienes ejecutamos las políticas de infancia y juventud. Se ha promovido que las labores de cuidado, asociadas a los estereotipos de género, las llevemos de la esfera privada a la pública. No es casualidad la precarización laboral de nuestra área. Acá nuestra labor es un trabajo, un ejercicio que no tiene que ver con llamados biológicos, es una intervención que ha requerido formación, experiencia, esfuerzo y lágrimas. Tenemos que defender nuestro trabajo, tenemos que exigir el fin de la violencia, expresada también en el trabajo y sus condiciones. Nos llena de motivación la presencia de 3 compañeras en el Directivo nNacional, la alta presencia de compañeras en la cuerpa de delegades, en las comisiones y en los distintos espacios de participación sindical. Podemos impulsar transformaciones, se puede y en eso estamos.  

Para finalizar, ¿Cuál es el llamado que le haces a los compañeros/as que aún no se organizan y que son parte de la red SENAME?

Somos más que máquinas, le queremos doblar la mano al Servicio Nacional de Menores, y a los Servicios que se vengan. Somos personas, compañeros y compañeras que estamos empeñadas en trabajar para que, en Chile; niñes, jóvenes, trabajadores y sus familias dejen de sufrir. Acá no pretendemos deshumanizarnos. Pese a la precarización y la violencia que recae sobre nosotres, estamos involucrados. La invitación es a sumarse, involucrarse y unirnos como trabajadores/as de las niñeces y juventudes, tenemos dolores y sufrimientos compartidos, convenzámonos de que nuestra labor es fundamental para un Chile distinto. Merecemos respeto y merecemos que se nos garanticen condiciones dignas. No nos detengamos hasta conquistar nuestros derechos.

 

Nuevo Directorio



imagen de la noticia

Precariedad y subcontratación: la realidad de los y las trabajadoras subcontratadas de SENAME



01 de diciembre de 2020
Por Francisca Arancibia

“Más que una máquina: experiencia de trabajador-s subcontratad-s de SENAME” es el nombre con el que Javiera García Meneses, psicóloga y candidata a Doctora en Psicología de la PUCV, tituló el corto documental, producto de su proyecto de investigación. Durante el análisis, ella y su equipo recogieron los testimonios de 6 trabajadoras/es subcontratadas/os del Servicio Nacional de Menores (SENAME), relatos que dan cuenta de la precariedad que, en todas sus formas, deben enfrentar a diario y la debilidad de una política pública que no está a la altura de su cometido.

Desde Sintrasub-Sename conversamos con Javiera sobre sus motivaciones por abordar esta problemática y sus conclusiones frente a las experiencias de las y los trabajadores. Aquí sus reflexiones:

¿Desde dónde nace el interés por profundizar en las experiencias de trabajadoras subcontratadas/os de SENAME?

Creo que hay varios caminos que se fueron uniendo y que me trajeron a trabajar con las trabajadoras y los trabajadores de SENAME. Si soy sincera, cuando comencé el doctorado ni siquiera pensaba que esto iba a ser así.

En concreto, creo que mi interés por las experiencias de las trabajadoras y trabajadores subcontratados de SENAME nace cuando vi que en el quehacer cotidiano de este trabajo se intersectan varias temáticas que ya, por si solas, son complejas de sobrellevar en la práctica: como lo son por ejemplo la precariedad laboral, la incorporación de los mecanismos de rendición de cuentas, la financialización según rendimiento, todo el tema de la privatización de los servicios públicos; a lo cual se suma a el tipo de intervención que realizan y las temáticas con las que trabajan, que tienen que ver con la vulneración de los derechos de niños, niñas y adolescentes, y el trabajo con las familias, un trabajo que es primordialmente vincular y profundamente afectivo. Desde ahí, yo creo que me moví por un poco por la intuición de que este era un espacio que, por un lado, era necesario estudiar; y por otro, era un espacio donde se podían ver los afectos (temática que guía mi tesis doctoral) de manera evidente debido a las tensiones que la literatura mostraba.

¿Esperabas encontrarte con los relatos y sensaciones que compartieron las y los trabajadores?

La verdad es que no. Al principio fue difícil para mí escuchar los relatos. Si bien sabía algunos antecedentes, escuchar una y otra vez los mismos relatos – porque hay una coherencia increíble en las entrevistas a pesar de que muchas de ellas son individuales – me golpeó profundamente. Creo que después de la primera ronda de entrevistas recién pude digerir lo que las entrevistadas y los entrevistados me estaban contando sobre su trabajo cotidiano.

Esto me hizo darme cuenta de que realmente este es un trabajo que no es conocido ni reconocido aquí en Chile. Los relatos me hicieron cuestionarme mis propias ideas sobre lo que era y hacía un trabajador o una trabajadora de SENAME y sobre cuáles eran los problemas y las tensiones que experimentan a diario. Los relatos también me llevaron a cuestionar este imaginario que hay en Chile sobre cómo son estas personas que trabajan en SENAME y también me llevó a preguntarme cómo darle mayor visibilidad a estas experiencias que me estaban compartiendo, porque son tan potentes que no pueden quedarse en mi computador como un dato más. Hay que visibilizar la rabia, la pena, el dolor, el cansancio, y todo eso que estas trabajadoras y trabajadores sienten todos los días cuando realizan su trabajo.

Con los testimonios recogidos, ¿qué importancia le atribuyes a la sindicalización de las y los trabajadores subcontratadas/os de Sename?

Yo creo que la sindicalización es un paso importante en la trayectoria profesional, al menos así me lo hicieron saber las personas entrevistadas, en tanto permite sentirse segura o seguro en un contexto laboral lleno de incertidumbres y desprotecciones. Creo que el sindicalizarse les ha permitido a estas trabajadoras y estos trabajadores sentir menos miedo, miedo de perder el trabajo, miedo de decir lo que piensan. Desde ahí, desde esta pérdida del miedo que se enraíza en el respaldo del sindicato, es posible hacer pequeñas pero importantes transformaciones en sus espacios laborales, ir resistiéndole un poquito a la máquina.

Por otro lado, creo que la sindicalización permite una reflexión colectiva particular, que no sé si es posible que se de en otros espacios más formales de trabajo, como por ejemplo una reunión de equipo. Creo que esto es central: el poder conversar de lo que nos pasa, de nuestra experiencia laboral cotidiana, de cómo eso nos afecta corporalmente, de cómo nos hace sentir, y darnos cuenta de que es algo colectivo, que no soy sólo yo quien se siente así y que, por lo tanto, este no es un problema personal, sino que es un problema macro-social; esto es demasiado importante. Creo que sólo así, desde la conciencia de cómo se construye lo social, podemos cuestionar el sistema en el que estamos, y resistirlo al menos un poco.

¿Cómo crees que afecta la precariedad en el trabajo y la falta de políticas sociales en la intervención?

Tremenda pregunta. Yo creo que los distintos niveles de precariedad en los que se ejecuta la política de protección a la infancia en Chile - entendiendo la precariedad no sólo como la falta de recursos materiales y económicos, el tipo de contratación o la temporalidad de los programas; sino que también entendiendo que la falta de lineamientos concretos y teóricamente profundos en la intervención es parte de esta precariedad - afecta, primordialmente, los cuerpos de las trabajadoras y los trabajadores. El cuerpo encarna la precariedad y esto se manifiesta, por ejemplo, en las licencias, en el nivel de tensión que refieren estas trabajadoras y trabajadores en distintas partes de su cuerpo o en las emociones narran sentir cotidianamente en relación con su quehacer laboral.

Una de las entrevistadas decía “el cuerpo es nuestra herramienta de trabajo”, y creo que su forma de pensar su trabajo da en el blanco. Si bien hay muchas otras cosas en las que podríamos enfocarnos para responder cómo la precariedad afecta el trabajo, creo que el cuerpo es algo que pocas veces se resalta, pero que, para mí, tiene una centralidad tan evidente. No se trata sólo de que el cuerpo de las trabajadoras y los trabajadores sea afectado médica o patológicamente por el trabajo; sino que, a través del cuerpo, de cómo sentimos y las actividades que realizamos, o qué podemos o no podemos realizar, se va construyendo una forma de ver el mundo, de vernos a nosotras mismas y de crear sociedad. Por eso creo que ponerle atención a la corporalidad es central en la reflexión sobre el impacto de la precariedad en este tipo de trabajo.



imagen de la noticia

El nuevo Servicio, un cambio de envoltorio



Comisión comunicaciones
Valparaíso, 29 de octubre de 2020

El SINDICATO INTEREMPRESA NACIONAL DE TRABAJADORES/AS SUBCONTRATADAS DEL SENAME, declara, tras  la aprobación en el Senado, del nuevo Servicio Nacional de Protección Especializada de la Niñez y Adolescencia, lo siguiente:

1.            El Comité de los Derechos de la Niñez, el año 2018, señaló de forma categórica que las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos de la niñez han sucedido producto de causas estructurales, por más de 40 años, detallando claramente cuatro pilares: la visión tutelar de la niñez, la incorrecta interpretación del carácter subsidiario del Estado, la excesiva judialización  y la insuficiencia de recursos humanos, técnicos y financieros.

2.            A ello, el citado comité recomendó al Estado de Chile las siguientes acciones: aprobar con urgencia la Ley de Protección Integral, modificar la Ley de Subvenciones, crear un Servicio de Protección Administrativo, con foco en la desjudicialización y dotar de recursos humanos suficientes, que tenga formación continua y especializada y crear mecanismos de reparación para las víctimas entre otros temas.

3.            En lo local, el bullado Acuerdo por la Infancia, en su numeral 7 y 9 señala claramente que la Ley de Garantías será la base que propenda al reconocimiento de derechos, la promoción y protección del ejercicio de los mismos respecto de los niños, niñas y adolescentes, donde el gobierno de turno se compromete a darle suma urgencia en el Congreso. En su numeral 55 propone poner urgencia al proyecto de ley que modifica la Ley de Subvenciones y, finalmente, en el numeral 56 propone algunas mejoras a corto plazo, como garantizar derechos laborales mínimos a los trabajadores y trabajadora.

4.            Así las cosas, las observaciones y sugerencias del comité de la niñez y el acuerdo señalado en punto 3, continúan relegados a un segundo plano. En este sentido el gobierno de Sebastián Piñera está engañando a la población, a las familias, a las niñeces y trabajadores/as, aquí continúa de forma vitalicia el modelo de subvención tipo baucher, continua el modelo de licitaciones como quien licita la construcción de carreteras, continúan  en ejercicio  Organismos Colaboradores que han vulnerado de forma sistemática los Derechos Humanos de la niñez y continua con la despreocupación con los trabajadores/as subcontratados, los más de 16 mil que ejecutan el 96% de los programas y residencias licitados a lo largo de chile. Todo lo anterior, con la intransigencia de negar la urgencia al proyecto de Ley de Garantías de Derechos como prioridad.

5.            Así como se proyecta el nuevo servicio de protección, no nos cabe la menor duda que comenzará haciendo crisis desde su materialización. Por ello, los trabajadores y trabajadoras, la fuerza activa que ejecuta la política de niñez, la que diariamente acompaña a la niñez y sus familias, la que vive con sobrecarga laboral, la que palpa a diario las inconsistencias entre los servicios del Estado, la que no tiene respuesta frente a males estructurales, dice fuerte y claro: esto es una farsa mediática que no celebramos.

6.            Estamos viviendo un proceso histórico iniciado en Octubre del 2019, donde las demandas populares tienen clara sintonía con la crisis del SENAME y los maquillajes que se le realizan. La niñez con Derechos garantizados y el trabajo digno para quienes le acompañan no pueden quedar fuera de la nueva Constitución. El llamado es a continuar organizándose, entre trabajadores/as, organizaciones sociales, niñeces y comunidades. Hay una esperanza viva desde la revuelta popular que no cesa. Nada conquistaremos si no le ponemos cariño, convicción y movilización.

Con la niñez, familias, comunidades y trabajadores/as,
SINTRASUB-SENAME.



imagen de la noticia

SINTRASUB-SENAME Aprueba y lucha



Comisión comunicaciones
21 de Octubre de 2020

Pronunciamiento respecto al Proceso Constituyente.

En el marco del actual proceso constituyente, a días de cumplirse un año de la revuelta popular, y tras un proceso de reflexión colectiva culminada el pasado 06 de octubre, en asamblea nacional de socias y socios, es que como SINDICATO NACIONAL INTEREMPRESA DE TRABAJADORES/AS SUBCONTRATADAS DEL SENAME, declaramos:

Nos encontramos viviendo un proceso histórico, no cabe duda laguna, lo ha expresado el pueblo bajo sus más diversas formas de lucha. Dicho proceso ha tenido duros golpes para los pueblos movilizados, avalados y promovidos por el Gobierno de Sebastián Piñera y sus Ministerios, no obstante, ha despertado la esperanza por justicia social, por dignidad y un anhelo por décadas, ponerle fin a la actual Constitución Política impuesta en dictadura. Por estos motivos, es que como organización sindical no nos podemos restar, asumiendo la postura de APROBRA una nueva constitución mediante una convención constitucional.

Sin embargo, no podemos olvidar que el actual proceso plebiscitario, surge por el denominado acuerdo por la paz. Un acuerdo establecido por un sector deslegitimado de la de la clase dominante de este país y su grupo del gran empresariado, a espaldas de los territorios, para apaciguar la legitima y sentida protesta social, la rabia de muchos y muchas, contribuyendo además a profundizar la represión frente a quienes se organizan.

Así las cosas, sentimos una evidente desconfianza, además de la infaltable letra chica, los representantes del poder político y económico de Chile, enemigos naturales de quienes nos levantamos por una vida digna sin explotación, que ahora resulta que están a favor de cambiar la actual constitución y una Subsecretaría de la Niñez que no movió un dedo para garantizar la participación de la niñez y juventud en este proceso, sólo por nombrar algunos ejemplos.

Compañeros y compañeras, debemos estar ojo, pestaña y ceja  Aprobar y luchar coordinadamente junto a los sectores y organizaciones movilizadas, para conquistar una constitución democrática que ponga fin al Estado Subsidiario, que ésta garantice derechos sociales con dignidad y que éstos servicios no sean ejecutados bajo la subcontratación y tercerización. Asegurar la negociación colectiva ramal, el derecho a huelga, la sindicalización automática como derecho fundamental y garantizar de forma explícita el respeto, la promoción y resguardo de los Derecho Humanos para las niñeces y juventudes el territorio.

Por último, no podemos dejar de expresar nuestra solidaridad con el pueblo en lucha, a quienes han entregado su integridad y su libertad por una vida decente. En especial a la juventud que se levantó frente a este sistema e 14 de octubre, para luego despertar a todos un país el 18 de octubre de 2019. Exigimos justicia y reparación por todos/as los asesinados, torturados, mutilados y violados, así como la libertad inmediata de todos y todas la presas políticas de la revuelta popular. Castigo para todos los responsables, materiales y políticas de las sostenidas vulneraciones a los Derechos Humanos.

¡Aprobar y luchar, a no perder el rumbo, para el pueblo todo!



imagen de la noticia

Pensando Nuestra Salud Mental como Trabajadores/as de la Red SENAME



Comisión comunicaciones
06 de octubre de 2020

El día de hoy, martes 06 de octubre de 2020, SINTRASUB-SENAME, en conjunto con el Grupo TRASAS y la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso dieron el puntapié inicial para las inscripciones del taller: "Pensando Nuestra Salud",  instancia en la que se expondrá y reflexionará en torno a los resultados de la Primera Encuesta Nacional de Salud Mental en Trabajadores / as de la Red Privada del Servicio Nacional de Menores,  la que tuvo por nombre  "Desgaste profesional y riesgos psicosociales en el trabajo en profesionales subcontratados / as por el SENAME en el contexto de la pandemia ".

Recordar que dicha investigación se realizó durante el mes de julio del presente año, conducida por el Doctor Vicente Sisto Campos, el Doctorando José Matamala Pizarro y la Doctoranda Alaba Barrera Lagos, todos investigadores de la Universidad Católica de Valparaíso.

La actividad es completamente gratuita, abierta para todos los trabajadores / as vinculados a la red privada del SENAME, la que además será certificada por la casa de estudio. Para conocer en detalle los resultados y reflexionar colectivamente en torno a estos, debes inscribirte en el correo electrónico: gira2020@sintrasub-sename.cl, más información en el enlace adjunto.

https://www.facebook.com/sintrasub/photos/a.222302048519331/806513200098210

 



Síguenos en :