imagen de la noticia

Feroz: Una obra teatral que invita a los trabajadores/as de la Red SENAME a la reflexión crítica.



“Los niños no hablan cuando los grandes están hablando. Esa es una verdadera mierda que ha atrofiado la libertad”, Danilo Llanos, director del Centro de Investigación Teatro La Peste.

Este 1 de agosto a las 20 horas, en el Teatro Municipal de Valparaíso, se presentará Feroz, una obra que instala la violencia estatal contra niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos. Como SINTRASUB-SENAME creemos fundamental reflexionar respecto a la crisis del SENAME, qué posición tomamos respecto a la negligencia estatal y qué autocritica realizamos como trabajadores/as que ejercemos en la primera línea de la intervención. Esto de cara, por supuesto, a que, como trabajadores/as, tengamos opinión y propuestas frente a la frivolidad institucional. En ese sentido, el teatro crítico se transforma en una herramienta pedagógica, que sin duda alguna, nos pueda aportar en este proceso.

Por ello, quisimos entrevistar a Danilo Llanos, director del Centro de Investigación Teatro La Peste, quienes en 2018 presentaron la Obra “Feroz”, inspirada, entre otros documentos, en el libro testimonial Mi infierno en el Sename, de Edison Llanos (2017, Editorial Ceibo).

Aquí les dejamos su visión y reflexión en torno a la obra Feroz y su relación con la problemática SENAME:

¿Cómo surge la idea de realizar un montaje centrado en la problemática del Sename? ¿Qué sabían ustedes, como compañía, de la realidad que se vive al interior de los centros?

Como Centro de investigación siempre nos ha interesado abordar espacios de discusión que están en el lugar más invisible, más desplazado. Trabajar en el sitio marginado. En ese sentido, la reflexión que hicimos – después que conocimos la cifra de los 1313 niños y niñas,  asesinados por el estado chileno, entre otros materiales-  fue de visualizar allí un espacio abyecto  al que a nadie le importaba. Pero realmente, a nadie la importaba.  La reflexión también fue la entender que estábamos hablando de niños y niñas. Seres con esa fragilidad, con esa vulnerabilidad y que el estado, lo había asesinado. En ese lugar peligroso, quisimos entrar ya que sabíamos que desde allí había una urgencia de contar algo, y hacerlo de un modo radical.

Por cierto que un sabe, al menos desde una dimensión superficial. Pero cuando aparecieron los 1313 y llega a mis manos los libros: “Mi infierno en el SENAME”, “Huellas Imborrables” (Investigación de la U. del Desarrollo) y “Cartas desde Adentro” (Libro censurado el año 2016),  además de todas las cuestiones que siguen apareciendo, te empiezas a dar cuenta que solo conocías un ínfima parte de esta aberración institucional. Un grupo importante de niños y niñas de esta país, a los que se supone el estado debe resguardar por sobre todas las cosas, los estaban asesinando. Nos interesó mucho no quedarnos con esa primera capa de información, quisimos ingresar desde nuestro territorio de acción, que es  el Quehacer teatral; desde allí levantar todas las interrogantes posibles.

En el montaje, hay una apuesta por romper el adultocentrismo, la mayoría de los actores en escena son precisamente niños, niñas y pre-adolescentes. Son ellos quienes llevan el relato. ¿Cuál fue la reflexión detrás de esa decisión? ¿Cómo ha sido trabajar con ellos?

Cuando se discute, reflexiona y alega respecto del SENAME, hablan adultos. Los abogados son adultos, los diputados son adultos, los trabajadores de esos centros son adultos. Todos son adultos. Siempre la solución la tienen los adultos. Hemos crecido con la carga de que “los niños no hablan cuando los grandes están hablando”. Esa es una verdadera mierda que ha atrofiado la libertad.  Y respecto de este caso, el SENAME, si se trata de soluciones, descargos o reflexiones, ¡NUNCA SE HAN ESCUCHADO A LOS NIÑOS Y NIÑAS!.  Hay un texto en la obra en en el que uno de  los niños irónicamente dice: “Gracias por hablar por nosotros, gracias por solucionar nuestro problemas. Los adultos solucionarán todos nuestros problemas. Mientras, ellos, los niños, seguirán apretándose para no llorar”. Los adultos, los que han hablado, aún siguen intentando solucionar algo. Y ellos, los adultos, sobre todo lo que tienen poder, han sido los que los han dejado morir.

Trabajar en este contexto con niños y niñas ha sido puro aprendizaje. Como director he tenido que contener mis  procedimientos de dirección  y crear nuevos para poder desplegar material en la escena. Sin lugar a dudas hay un antes y un después en mi carrera como director y hombre de teatro luego de trabajar en este montaje en donde tuve que conducir niños  y niñas para construir estos relatos. Ha sido un goce, un placer, pero también un dolor muy, muy profundo.  Esta paradoja hace que el trabajo sea mucho más interesante. Los niños cuenta estos relatos desde el juego,  eso permite que los testimonios se sitúen en una dimensión mucho más significante, mucho más violenta, mucho más perturbadora, y por sobre todas las cosas mucho  más humana.

La muerte de Lissette Silva en el CREAD Galvarino, en 2016, destapó una cruda realidad al interior de los centros del SENAME. Una crisis que llevaba años pero de la que nadie se hizo cargo. Se dejó en evidencia la negligencia de las instituciones y la indiferencia de la ciudadanía ¿Dirían que, en ese sentido, existe una interpelación al espectador en la obra?

Por supuesto. Todo aquel que vea la obra se sentirá interpelado(a) por niños y niñas. Es necesario recibir esas interrogantes y modificarnos. Modificar. Movilizar. Hacer estallar todo. Si no se modifica, es porque sencillamente no le importa.

¿Creen que sería importante que trabajadores y trabajadoras del SENAME puedan asistir a funciones de la obra Feroz? ¿Por qué?

Partimos dela base que creemos que nos gustaría que nuestras obras las viera la mayor cantidad de gente posible. Y que en específico, que  la vean los y las trabajadores(as) del SENAME, nos parece del todo pertinente. Cuando uno mira en distancia lo que se ha transformado en algo cotidiano, la consternación y reflexión son mucho más veloces y profundas.  A ratos el quehacer diario nos hace normalizar – o incorporar- algo y transformarlo en algo inamovible.  Por lo tanto, ver FEROZ abre la posibilidad de que tal vez esos testimonios que han escuchado desde hace tiempo, entren al  cuerpo de una manera distinta a como ha ingresado en su espacio de cotidianidad. Ese momento, es el lugar de modificación. Invitamos a todos y todas los y las trabajadores(as) del SENAME  a ver FEROZ para que podamos juntes mirar aquello que tal vez ya no lo vemos con ojos cargados de sorpresa, sino que con miradas saturadas de rutina.



imagen de la noticia

SINTRASUB-SENAME recorre localidades de la zona norte y sur del país.



En el mes de julio del presente año, dirigentes sindicales de SINTRASUB-SENAME sostuvieron variados encuentros con trabajadores/as que ejercen en los Organismos Colaboradores Acreditados del Servicio Nacional de Menores.

Trabajadores/as de las localidades de Temuco, Valdivia, Illapel y la Serena pudieron conocer la propuesta sindical de SINTRASUB-SENAME, sus inicios, acciones desarrolladas y proyecciones a corto-mediano y largo plazo.

De igual manera, los dirigentes sindicales pudieron conocer las problemáticas particulares y generales mencionadas por los propios protagonistas, considerando aspectos como la territorialidad, maternidad, formas de contratación, vulneraciones graves de derechos, salud mental en los equipos, entre otros temas.

Según palabras de Pablo Valdebenito, dirigente de SINTRASUB-SENAME zona sur, una de las tareas fundamentales del sindicato es promover el auto reconocimiento como trabajadores/as de la niñez y subcontratados del SENAME, escucharnos entre todos/as y reflexionar hacia la conquista de mejoras laborales y de intervención.

Por su parte, Francisco Gorziglia, dirigente de la zona centro, agrega que la realización de las distintas jornadas no sería posible sin el apoyo de los socios y socias, quienes gestionan y coordinan las jornadas para su buena realización. Allí radica la importancia de la participación de los asociados/as, son el motor de la organización, señala.

Finalmente, la dirigencia sindical manifestó que la primera semana de agosto habrán asambleas extraordinarias en cada zonal y que a fines de agosto se iniciaran nuevas visitas, destacando Antofagasta por el norte, Concepción y Puerto Montt por el sur, donde esperan recoger nuevas reflexiones y crecer sindicalmente.



imagen de la noticia

Los subcontratados/as de SENAME sostenemos el servicio estatal



Desafortunadas palabras expresó el actual ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, luego de la interrupción que realizaron dos organizaciones sindicales asociadas al trabajo con la niñez y juventud, en el contexto de la cuenta pública del Servicio Nacional de Menores, presidida por su directora, Susana Tonda.

El ministro, tras la manifestación, recalcó que “es importante que se sepa que ellos no son trabajadores del Sename, son trabajadores que participan en organismos colaboradores”.

Es muy probable que el ministro expresara dichos comentarios, acogiéndose al artículo 65 del reglamento de la Ley N°20.032, que establece el sistema de atención a la niñez y adolescencia a través de la red de colaboradores, el cual señala:

“El personal que los colaboradores acreditados contraten para la ejecución de los proyectos no tendrá relación laboral alguna con el SENAME, sino que exclusivamente con dichos colaboradores, siendo responsabilidad de éstos el estricto cumplimiento de las normas laborales y previsionales”, añadiendo que este servicio “no podrá intervenir en materias de orden laboral ni relativas a la relación contractual”.

Efectivamente, los trabajadores y trabajadoras de la red privada tienen una relación contractual con los más de 400 organismos colaboradores acreditados del SENAME, entidades que, para la legislación nacional, son empresas y funcionan como tal.

Lo que el ministro omite es que el servicio estatal sólo ejecuta de forma directa el 3,8% de la oferta programática del SENAME, el 96,2% restante es ejecutado de forma tercerizada por más de 11 mil trabajadores/as en cerca de 1700 programas en áreas de adopción, justicia juvenil y protección.

Con ello, cabe señalar que, en primer lugar, el Estado no se hace responsable de forma directa de la niñez y juventud del país, sólo financia y confecciona lineamientos de intervención que, no está demás decirlo, son carentes para la realidad y necesidades que expresan los niños, niñas, adolescentes y comunidades. En segundo lugar, subcontrata de forma encubierta, violando el artículo 65 del reglamento y constituyéndose como un empleador principal en su forma de relacionarse con los trabajadores/as, vínculo que el ministro dice desconocer y que los trabajadores/as organizados/as sindicalmente han decidido develar, denunciar y transformar. Ejemplo de ello, es la sentencia del Tribunal laboral de Valparaíso T-122-2016, la cual señala que SENAME se configura como empresa principal.

Sólo por mencionar un ejemplo, SENAME obliga a los trabajadores/as dependientes de los organismos colaboradores, según instrucciones y condiciones de uso que imparte el propio servicio, a entregar toda información requerida por el sistema de registro de niños, niñas y adolescentes, a través de la plataforma SENAINFO. Esos antecedentes, subidos diariamente por los trabajadores/as de la red privada, son de propiedad exclusiva del SENAME y sin ellos el Estado no estaría al tanto de lo que ocurre con la niñez vulnerada.

¡Así tal cual! El Servicio Nacional de Menores actúa como un empleador más y el ministro Larraín tiene cara para desentenderse. Sin los trabajadores/as de la red privada, los subcontratados/as, los que recibimos directrices, instrucciones y evaluaciones del mismo SENAME, no habría ni existiría funcionamiento alguno del servicio.

En esa línea, la conciencia que se está desarrollando en los trabajadores/as de la red privada del SENAME respecto de la subcontratación que viven, sumada a la invisibilidad de su importante rol y a la vulneración sistemática de sus derechos laborales, ha incrementado el descontento y la crítica a un servicio en permanente crisis.

Debe ser cuidadoso el ministro, es importante que sepa que hay un segmento de trabajadores/as organizándose, acumulando fuerza para hacerle ver que sostenemos el Servicio Nacional de Menores. Le guste o no al Sr. Ministro, vamos por trabajo digno y niñez plena.



imagen de la noticia

Trabajadores/as de la red SENAME interrumpen cuenta pública del servicio estatal



Con el objetivo de emplazar a la directora del Servicio Nacional de Menores, Susana Tonda, el Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras Honorarios OPD de la Región Metropolitana junto al Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras Subcontratados/as de SENAME (Sintrasub-SENAME), irrumpieron en la cuenta pública del organismo. Esto, luego de que la principal representante de la institución no accediera a reunirse con los trabajadores/as, quienes interpelan a dicho servicio estatal como empresa principal, por ende responsable de las malas condiciones laborales de quienes ejercen de forma tercerizada en los más de 400 organismos colaboradores acreditados.

Luis Santibañez, presidente del Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras Honorarios OPD RM, exigió al Ministerio de Justicia, mediante SENAME, hacerse responsable de la situación contractual de sus colaboradores.
“SENAME establece nuestras condiciones laborales y la política de ejecución de los proyectos, pero no se hace cargo, por lo tanto, exigimos que se contrate a los trabajadores y se haga una redistribución presupuestaria que vaya en directo beneficio, primero, de los niños, niñas y adolescentes y, segundo, de sus funcionarios, ya que muchos nos encontramos contratados a honorarios o subcontratados”, indicó Santibañez.
Por su parte, el presidente de Sintrasub-SENAME, Francisco Gorziglia, hizo énfasis en la importancia de contar con condiciones laborales dignas y así garantizar una intervención efectiva en los niños, niñas y adolescentes que se atienden junto a sus familias en los diversos programas.
“Somos más de 11 mil trabajadores y trabajadoras a nivel nacional que no estamos reconocidos por el SENAME. No más del 4% de los programas son administrados directamente por el servicio, el resto son ejecutados por organizaciones privadas que lucran con la infancia de una u otra manera”, enfatizó Gorziglia.

Tras la manifestación, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, aseguró que “ellos no son trabajadores de SENAME”, dejando en evidencia que la demanda de los trabajadores/as es una problemática real, confirmando la visión que las autoridades tienen frente a sus condiciones laborales y evidenciando la falta de voluntad para resolver la precarización de su empleo.



imagen de la noticia

Ministerio de Justicia y SENAME rechazan transparentar informes sobre subcontrato solicitados por SINTRASUB-SENAME



Luego de que el Sindicato Interempresa de Trabajadores y Trabajadoras Subcontratados/as de SENAME (SINTRASUB-SENAME) exigiera a la Contraloría General de la República reconsiderar el dictamen Nº 8433 del año 2008, en el cual se señala que “no se aplican al Servicio Nacional de Menores las normas sobre subcontratación en lo que respecta a los convenios celebrados con sus colaboradores acreditados y al personal que para ellos trabaje”, el organismo contralor solicitó tanto al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos como al Servicio Nacional de Menores (SENAME) pronunciarse respecto de ello.

Sin embargo, luego de un par de meses, Juan Ossa Santa Cruz, subsecretario de Justicia, y Susana Tonda Mitri, directora del SENAME, rechazaron referirse al tema, pese a que la información fue solicitada vía Ley de Transparencia con toda la documentación existente por parte del sindicato.

SINTRASUB-SENAME manifiesta su absoluto rechazo a la nula respuesta por parte de las autoridades y al ocultamiento de información, considerando legítimo exigir que el Estado transparente cuál es su postura en torno a la relación contractual encubierta por años por parte del SENAME.

Con hechos como estos, nuevamente los trabajadores y trabajadoras son invisibilizados, desconociendo el esfuerzo cotidiano que realizan para continuar con el trabajo, a pesar de la precariedad, la escasez de recursos y la falta de una política para la niñez.

Desde SINTRASUB-SENAME se continuará insistiendo en que las instituciones evidencien sus posturas y visiones sobre las relaciones laborales que involucran a los trabajadores y trabajadores de los organismos colaboradores acreditas (OCAS). Con la misma fuerza, se exigirá a la Contraloría que resuelva en el más breve plazo la interpelación realizada por este sindicato, pues es de nuestro máximo interés regularizar las condiciones laborales, con estabilidad y condiciones favorables en favor de quienes trabajan directamente con los niños, niñas y adolescentes del servicio.



Síguenos en :